Lo mejor de 2020

  El año 2020 (y quizá también el 2021) quedará fijado en nuestra memoria como el año de la pandemia provocada por el COVID-19. Cualquier aspecto de nuestras vidas, por nimio que este sea, se ha visto afectado en uno u otro sentido por un virus que se extendió de forma rápida y violenta por todo el mundo. Las relaciones personales, familiares, sociales, laborales quedaron alteradas a principios del mes de marzo y nuestra relación con el cine quedó igualmente marcada. -Seguir leyendo…>

Un cuento romántico

Ondina (Undine, Christian Petzold, 2020)

  La última película del alemán Christian Petzold se inicia de forma abrupta. En la terraza de un café asistimos a la ruptura de una pareja. Aunque pisamos terreno conocido, la secuencia, en su desarrollo, transmite una sensación extraña, casi irreal. El rostro y las palabras de Ondina (el nombre de la protagonista que da título a la película [1], interpretada por Paula Beer, premiada en la pasada Berlinale) denotan cierta irracionalidad movida por unos sentimientos que parecen poseer todo su rostro: el amor, el miedo y la venganza proyectados sobre el hombre que la acaba de dejar (Johannes/Jacob Matschenz). Al cabo de unas pocas secuencias Ondina conocerá, de manera casual, a Christoph (Franz Rogowski). Un encuentro que volverá a despertar en el espectador la misma sensación de extrañeza e irrealidad que la primera secuencia, con unas imágenes que combinan lo romántico, lo poético y lo fantástico.

Seguir leyendo…

Sociedad zombi

 Zombi Child (Bertrand Bonello, 2019)

  Zombi Child - cartel-españaLa edición de 2019 del Festival de Cannes demostró que la popularización (casi invasión) del tema zombi había llegado a tal punto en los últimos años que en el “templo” del cine de autor se presentaban tres películas que, de manera personal y desde la mirada de tres cineastas muy alejados entre sí, trataban o se acercaban al género de los muertos vivientes. Jim Jarmusch, con Los muertos no mueren (The Dead Don´t Die), en tono de comedia festiva (aunque desencantada y crítica), parecía revisitar el mito fundacional del zombi cinematográfico moderno parido por George A. Romero; la directora franco-senegalesa Mati Diop convertía en zombis a los inmigrantes africanos que se juegan (y pierden) la vida cruzando el océano en Atlantique, un film misterioso y poético que servía también como denuncia de la situación en algunos países del África subsahariana. Seguir leyendo…

El terror viaja en tren

Pánico en el Transiberiano (Eugenio Martín, 1972)

  pánico-en-el-transiberiano-cartel-españaPánico en el Transiberiano (o Horror Express, como es conocida internacionalmente) es otro de esos casos de títulos reivindicados hoy en día pero que en su momento fueron, en su mayoría, despreciados por crítica y público. También es verdad que el film aquí comentado fue presentado y premiado en el Festival de Sitges en 1972 y que obtuvo unos beneficios en taquilla más que aceptables y que quizá con Pánico en el Transiberiano sería más correcto hablar de olvido que de desprecio. Esa reivindicación de la que hablábamos casi siempre tiene su origen en el extranjero, donde este tipo de coproducciones europeas alcanzaron en aquellos años mayor éxito popular y encontraron más y mejores canales de distribución y exhibición. Seguir leyendo…

Ciegos de poder

Tierra de faraones (Land of the Pharaohs, Howard Hawks, 1955)

  MV5BYjY5MzEzYmUtOGRhZC00ZWI0LWFkOTItZTdjNmNmNGFiNmJiXkEyXkFqcGdeQXVyNzA4ODc3ODU@._V1_SY999_CR0,0,581,999_AL_Tierra de faraones siempre ha sido un título difícil de encajar dentro de la filmografía de Howard Hawks. Es verdad que no se encuentra entre la nómina de sus obras mayores y casi siempre es olvidado a la hora de hablar del cineasta nacido en Indiana. Esto no solo se debe a que, ciertamente, el film está por debajo, en cuanto a logros artísticos y cinematográficos, de otras de sus grandes obras, sino que también hay una serie de factores que hacen complicada su catalogación dentro de las líneas generales que conforman el corpus hawkasiano. Todo esto no quiere decir que el film no tenga elementos de interés y, en algunos aspectos que luego veremos, sea un film con algunas constantes propias del director. Seguir leyendo…

Solo un hombre, un hombre solo

Y el mundo marcha (The Crowd, King Vidor, 1928)

  y-el-mundo-marcha-vidor-posterJohn Sims (James Murray) nace con el siglo, más concretamente el cuatro de julio de 1900, día de celebración del nacimiento de los Estados Unidos. Un plano general del exterior de la casa de los Sims muestra el bullicio en el exterior. La gente, a pie o en sus vehículos, pasea por las calles portando banderas. Un rótulo nos habla de desfiles, de fuegos artificiales, de música y fiestas. En el interior de la casa, el padre de John celebra el nacimiento de su hijo, asegurando que su primogénito será alguien importante. Seguir leyendo…

Un hombre al que nadie escuchó

 The Sniper (Edward Dmytryk, 1952)

  MV5BYjQ0YmYyZjQtNTk5MC00YTJjLTgyYTQtODVmMDBmOWVlZmYxXkEyXkFqcGdeQXVyODEyMzExNDA@._V1_Una serie de rótulos nos informa, al comienzo del film, del grave problema de los crímenes sexuales en Estados Unidos y la incapacidad de las leyes y las autoridades para atajar dicho problema. Lo que nos va a contar The Sniper (traducida como El francotirador aunque el film no tuvo estreno comercial en España) es “la historia de un hombre cuyo enemigo son las mujeres” como reza uno de esos rótulos.

  The Sniper, la primera de una serie de películas independientes de bajo presupuesto bajo el amparo de la Columbia, producidas por Stanley Kramer y dirigidas por Dmytryk [1], tiene varios puntos de interés. Por una parte, el retrato/estudio de su protagonista, Eddie Miller (Arthur Franz), por otra la investigación que lleva a cabo el departamento de policía de San Francisco con el veterano detective Frank Kafka (Adolphe Menjou) al mando; y por último, el discurso crítico sobre el sistema legislativo y punitivo norteamericano frente a este tipo de criminales. Seguir leyendo…

El viejo y la niña

Tristana (Luis Buñuel, 1970)

  tristana-luis buñuel-cartelTras el escándalo acaecido con Viridiana en el Festival de Cannes de 1961 [1], Buñuel regresaba a España para rodar Tristana, inspirada (así se puede leer en los créditos) en la novela de Benito Pérez Galdós publicada en 1892. Una película que sufrió, igualmente, numerosos avatares hasta poder comenzar su rodaje. Surgida del interés de Época Films, con Leonardo Martín a la cabeza, interesada en realizar films de prestigio tras su fracaso con Los chicos (Marco Ferreri, 1959) y el éxito popular de Canción de juventud (Luís Lucia, 1962) con Rocío Durcal, le ofrece a Buñuel la posibilidad de realizar una adaptación de la obra de Galdós que el propio director ya tenía en mente desde 1952, aunque, en sus propias palabras, decía que “solo me interesaba el detalle de la pierna cortada”. Seguir leyendo…

El sacrificio del granjero

Vida oculta (A Hidden Life, Terrence Malick, 2019)

  vida-oculta-cartel-españaA lo largo de los casi 180 minutos que dura Vida oculta hay una pregunta que, explícita e implícitamente, se (le) hace en varias ocasiones (a) su protagonista. Si cree que su gesto, negarse a combatir en el ejército nazi y jurar lealtad a Hitler, servirá para algo, si trascenderá más allá de los muros de la prisión en la que está encarcelado, si se convertirá en ejemplo de que, desde las convicciones personales, basadas en una férrea conciencia espiritual, religiosa y humanística, se puede cambiar el rumbo de la historia. Esta cuestión sobrevuela el relato que Malick hace sobre la historia real de Franz Jägerstätter (interpretado por August Diehl). Seguir leyendo…

Viñetas de la derrota

Sobre lo infinito (Om det oändliga, Roy Andersson, 2019)

  sobre-lo-infinito-cartel-españaEl cine de Roy Andersson es fácilmente reconocible. Si observáramos, aunque fuera un solo fotograma de alguna de sus últimas películas, aun sacado de contexto y aislado, podríamos adivinar que se trata de uno de sus filmes. Su particular estilo visual, su puesta en escena y el dispositivo utilizado se han convertido en marca de fábrica del cineasta sueco. Un estilo visual que está presente en sus últimas películas, ya que sería necesario recordar que Roy Andersson alcanzó su primer éxito internacional, con veintiséis años, en 1970 con Una historia sueca de amor (En Kärlekshistoria). Seguir leyendo…